Sopa de alubias negras con leche de coco

La receta de este libro está tomada de 50 simple soups for the slow cooker, de Lynn Alley, pero queda muy líquida. Bueno, también pudo quedarme más líquida porque me equivoqué con los tomates y puse tomate triturado en vez de tomate en cubos (que los compré de bote). A mí me gustan las sopas más espesas. Así que ajusté la cantidad de líquido. De sabor, eso sí, fantástica. Las alubias, en la olla de cocción lenta, se cuecen de manera que quedan enteras y nada pastosas. También puede que queráis ajustar la cantidad de tiempo, si es que os gustan más blandas.

Ingredientes para 6 raciones:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 400 gramos de alubias negras secas, puestas a remojo la noche anterior
  • Un trocito de alga kombu
  • 4 tazas de agua (920 gramos)
  • 240 gramos de tomate picado en cubitos: pueden ser de bote
  • 1 cucharadita de semillas de comino ligeramente machacadas con el mortero
  • 1 lata de unos 400 gramos de leche de coco
  • 1/4 taza de cilantro fresco
  • sal al gusto

Preparación:

La receta original, por si os gustan las sopas más claras, pide 6 tazas de agua, que son 1380 gramos. Yo no tenía tomate picado, así que le puse triturado, y por eso ajusté la cantidad de líquido.

Calienta el aceite en una sartén y saltea la cebolla a fuego medio hasta que esté ligeramente dorada, unos 10 minutos.

Enjuaga las alubias y ponlas en la olla de la slow cooker, con las cebollas fritas, el agua, el alga kombu y los tomates. Tapa y cocina en LOW durante 8 horas o hasta que las alubias estén tiernas y a tu gusto.

Agrega el comino, la leche de coco y sal al gusto. Continúa cocinando de 1/2 a 1 hora. Yo lo tuve una hora más. Apaga la olla, ponte guantes, saca la sopa, ponla en boles y sírvela con cilantro fresco.

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

2 thoughts on “Sopa de alubias negras con leche de coco

  1. Si tienes dos niños que se comen sin problemas el brécol, la coliflor o las espinacas y en cambio hay drama cada vez que llegan las legumbres a la mesa, ¿qué haces?

    Buscar recetas para que las legumbres no les parezcan eso tan horrible y difícil de tragar. Y con esta lo he conseguido, tuneada con lentejas caviar (pequeñas y de color negro) y espesas.

    Ha sido un éxito!!!

    Es la tercera vez que las hago y hoy Darío ha repetido y todo, así que las «lentejas negras sin caldito» han pasado a ser un fijo semanal en nuestra mesa, así que mil gracias!!

    1. 🙂
      También se pueden hacer hamburguesas con las legumbres. Ya las querrán: yo salí de mi casa a los 18 diciendo: Nunca volveré a comer lentejas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *