El pan – Beneficios de hacer pan

Uno va a comprar el pan y lo pellizca antes de llegar a casa. Lo come calentito, lo tuesta en el horno, se hace sándwiches. Harold McGee nos cuenta que, en inglés, masa, dough, procede de una raíz indoeuropea que también significa figura, ficción, paraíso. El pan es alimento, pero ha sido mucho más que eso. En nuestra cultura, es el cuerpo de un dios.

Existe una palabra preciosa, compañero: con quien se comparte el pan. Ahora, por la red, hay una fiebre panarra que nos convierte a todos en compañeros, aunque no nos hayamos visto nunca. Nos hemos dado cuenta de que los métodos industriales y la falta de tiempo (la vida sedentaria, añado) han hecho que lo que se vende ahora como pan (y lo que ponen en los restaurantes) no merezca ni el nombre. Y cualquier pan hecho en casa, siempre que no se queme y no esté poco cocido, claro está, sabrá mucho más rico que lo que nos venden por ahí. Hablo, por supuesto, de esas panaderías a las que vas a pedir harina panadera… ¡y no tienen!

Los gustos también están cambiando (al menos, entre quienes nos preocupamos de lo que nos llevamos a la boca). Ya no nos conformamos con harinas muy blancas sin nutrientes o con bollos que son más grasa y azúcar que otra cosa. Cuidar nuestro paladar es una de las ventajas de hacer pan en casa. Pero hay más.

El olor.- El olor del pan recién hecho es un antídoto contra la tristeza.

Amasar.- Los que no tenemos ni idea de cómo tiene que responder una masa, lo olvidamos absolutamente todo (y todo es todo) cuando nos ponemos a mezclar harina, agua, levadura y sal, mientras esperamos que esa amalgama se vuelva elástica y brillante, o como diga la receta que se tiene que poner.

Paciencia.- El pan necesita su tiempo. Y eso, en este siglo de prisas, es una maravilla, porque la voluntad se moldea. Volvemos a recordar que todo tiene su tiempo bajo el sol.

Aprendizaje.- Hay tantas recetas y tanta información que a uno le sale de repente el investigador que todos llevamos dentro. Y no hay nada tan estimulante como experimentar.

Observación.- Se potencia la capacidad de observación: pararse a mirar es importante también. Y, de pronto, una se descubre sentada frente al horno, como una niña pequeña, con la boca abierta como una o grande y hermosa, observando cómo se forma una corteza paso a paso…

Las manos.- Haciendo pan uno descubre el poder que tienen sus manos. Y creo que el trabajo manual te ancla a la tierra de algún modo y esto es hermoso también. Por si algún día me olvido de cómo tocar.

Para suscribirte...
Muchísimas gracias
Posted in Pan

15 thoughts on “El pan – Beneficios de hacer pan

  1. Preciosa entrada. Totalmente de acuerdo. Hacer pan alimenta el alma de quien lo hace y de aquellos que lo disfrutan a su alrededor.

  2. En casa mis padres compran pan que no es pan, pan industrial, de esos que quedan chiclosos esa misma noche, y que a saber que mal le harán al cuerpo. Yo lo odio, y por más que les comento que eso es pan de los chinos, que no es pan de verdad, no se plantean el cambiar de pan. Yo lo compro de vez en cuando, pero cuando lo hago es pan integral artesano, de ese que dura varios días, que se hace a mano y está buenísimo. Y este año me he propuesto aprender a hacer pan en casa. Hacer en casa todo a mano es lo mejor. Además a mi me encanta cocinar. Un beso!!

    1. Yo también me he propuesto este año aprender a hacer pan en casa. He hecho dos y uno de ellos lo regalé. El otro me lo estoy cenando aún (ventajas de hacer dieta: no te puedes comer toda la barra). Están muy buenos, ambos (según me ha dicho la amiga a la que se lo regalé). Pero aún no consigo una miga alveolada y tierna. Todo se andará.

  3. A mi me falta un poco la paciencia, y tener un horno que esté a la altura. ¡Nada que el tiempo no pueda cambiar! Mi objetivo panadero más inmediato es hacer pan de jamón tipo venezolano 🙂

  4. 🙂 que entrada más bonita! por desgracia habré comido pan «de verdad» un par de veces en toda mi vida… aún i así todavía recuerdo su sabor…

  5. Muchas gracias por estar ahí. Acabo de hornear mi pan y comerme un trozo, reconozco que me siento sola, al menos en mi entorno no hay nadie que haga lo mismo que yo (pan, leche de soja, pates veganos,…) aunque mis amigos los comen y les encantan. No tengo a nadie cerca que valore y con quien comparta estas pequeñas reflexiones y placeres tan sencillos para el espiritu. He tecleado «Beneficios de hacer el pan» y te he encontrado. Gracias. ¿Que quieres decir con aquello de que vas a preguntar por harina y no tienen? Será que no quieren venderla no? Besos desde Alemania de una española que huele el pan recien hecho como un aroma para el espíritu 🙂

    1. Me refiero a que vas a una panadería y resulta que pides harina panadera y no tienen, porque el pan se lo traen prefabricado de algún polígono industrial y no lo hacen ellos. Eso es un horror.

      Me encanta que te haya gustado la entrada. A mí me ha encantado tu comentario. Y me encantará conocer recetas de panes alemanes!!!

Responder a Dunia Carola Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *