Propósitos de año nuevo – Pasitos para cambiar de dieta

Feliz año nuevo. Sí: será un año nuevo feliz. Espero. Bueno, para qué nos vamos a engañar. En un año pasan muchas cosas. Ocurren cosas buenas y no tan buenas y cosas rematadamente malas también. Se ríe y se llora. Se va al cine, se toma café con los amigos, se baila, se juega, se trabaja, se disfruta y uno se muere de dolor también. No está mal, siempre que nos percatemos, en ese mismo instante y no meses después, de lo felices que somos tal día o tal época.

Con el año nuevo, los propósitos campan a sus anchas, siempre para el 8 de enero, para cuando acaben las comidas pantagruélicas, las reuniones familiares, el vino, los cubatas, las borracheras, las resacas intermitentes y todo lo que ocurre en unas fiestas en las que comemos como si lo fueran a prohibir.

Cuando uno se plantea adoptar una dieta vegetariana, o vegana, o reducir su consumo de carne, lo que suele ocurrir es que no sabe por dónde empezar. Me he hartado de escuchar: «los veganos, ¿qué comen? ¿Lechuga?». Y es que, si uno se pone a ver recetas de cualquier libro… casi absolutamente todo tiene algún ingrediente de origen animal. Salvo alguna ensalada, pero no todas. El plato fuerte siempre es con carne (más que con pescado, salvo, supongo, en los sitios de costa -pero es que yo vivo en el interior-); las legumbres y los cocidos también van con carne. Se le atribuyen (esto es una idea propia sin ninguna base científica, ojo) propiedades casi mágicas, a la carne. Lo digo porque en todas partes leo «una dieta vegana bien equilibrada es sana», «una dieta vegetariana bien equilibrada no tiene por qué ser perjudicial para el organismo». Nunca se dice «una dieta omnívora bien equilibrada». Y oye, el mundo está lleno de gordos omnívoros. Y de personas con hipertensión, colesterol y aterosclerosis, etc.

Escalopines vegetales en Gaia, restaurante de Sevilla

Aquí se dan unas pautas. Pocas, porque no se trata de hacerlo todo de golpe, sino de ir familiarizándose con la cocina, la compra y las recetas:

  • Aprende a cocinar.- Sí. Para llevar una dieta equilibrada, hay que cocinar. No. Una dieta equilibrada no está hecha de lasañas del Mercadona. Hay que aprender a cocinar.
  • Aprende a comprar.– Eso se aprende con la práctica. Una buena manera de hacerlo es no acumular comida. Los productos frescos se pueden comprar dos, tres o cuatro veces por semana (o diariamente, si tenéis la suerte de que la frutería esté debajo de tu casa, como yo). Y los productos no perecederos, como las legumbres, la pasta, el tomate frito o concentrado o los cereales, comprarlos en cantidades mayores: pero no demasiadas. Caducan también. Mi norma es: uno paquete abierto y uno cerrado en la despensa.
  • Piensa en las comidas que ingieres habitualmente.- Haz un diario dietético durante una semana. ¿Hay demasiada carne? ¿No has visto las legumbres ni en el supermercado? ¿La única verdura que comiste fue un tomate a rodajas? Eso te va a servir para ver cómo te alimentas. Por cierto, descubrirás que tu alimentación, posiblemente, no sea tan variada como tú creías.
  • Puedes comenzar cocinando dos o tres recetas vegetarianas o veganas todas las semanas para introducir nuevos alimentos en tu dieta.- Hay infinidad de blogs… y hay infinidad de platos tradicionales que son vegetarianos o veganos. Atrévete a probar otros ingredientes: cereales integrales (arroz y pasta integrales), quinoa, mijo, trigo, seitán (el comprado, para mi gusto, está asqueroso, pero es muy fácil de hacer), tofu, tempeh, especias… Descubrirás nuevos sabores. Garantizado.

Además de los blogs que están enlazados aquí, en el Foro Vegetariano tenéis un apartado de recetas espectacular.

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

14 thoughts on “Propósitos de año nuevo – Pasitos para cambiar de dieta

  1. Muy buenos consejos!! Aunque el cambio parezca difícil, no lo es en absoluto!! Cuando empiezas a descubrir ingredientes nuevos ya no necesitas los de origen animal, y te mueres de ganas por empezar a cocinar y descubrir recetas deliciosas!!!! Para mi los blogs veganos (que hay un montón!!) han sido mi fuente de inspiración n° 1!!
    Go Vegan! 🙂 Y feliz 2014!!

  2. Genial lo de “una dieta omnívora bien equilibrada”. Y es que no se nos mete en la cabeza que, pese a que se tomen alimentos de origen animal, nuestra dieta debería tender al vegetarianismo, a aumentar la proporción de los alimentos de origen vegetal.
    Muy buenos consejos y con ese punto que sabes darle que apetece ponerse a cocinar ¡¡¡ya!!! Ojalá todos hiciéramos ese diario dietético… nos llevaríamos las manos a la cabeza!!

    Un besote! Y…a comerse todos esos propósitos!

    1. Señores, que esto lo dice una nutricionista. No una nutricionista, qué digo: MI nutricionista…
      Pero vamos a dejar de comer, nenita. Que estas navidades ya me he colado…

  3. Creo que los cambios dan mucho miedo, pero hay que realizarlos y eso es lo que yo intento cada vez que tengo oportunidad. No soy de hacer cambios radicales, soy más de poco a poco hacerlos y ¡oye! Al final lo consigo 🙂
    Gracias por tus consejos

    1. Los cambios dan mucho miedo. Pero el otro día me dijeron que vienen por inercia. Que suceden. Así que en eso estoy yo también: en que sucedan…

  4. Es verdad que con el nuevo año los buenos propósitos se retoman, hace tiempo que paso por etapas «verdes» y otras no tanto, a mi me cuesta sobre todo en los viajes, las reuniones familiares… pero a ver si poco a poco al final lo consigo como tantos que nos animais desde vuestros blogs. Gracias por los consejos y Feliz 2014

    1. Yo supongo que algún día conseguiré ser completamente verde… Por ahora me conformo con saber que no tomo más proteínas de las necesarias y que mi dieta (cuando la cumplo, que en estas fiestas habré puesto tres kilos, porque me lo noto: me lo noto) es completamente equilibrada… 🙂 Feliz 2014, guapísima.

  5. Es muy cierto eso de que si no aprendes a cocinar chungo lo tienes para cambiar la alimentación,…la comida casera hecha en casa, con amor e ingredientes saludables, es lo mejor de lo mejor 🙂 Para mi es uno de los pequeños grandes placeres de la vida. ¡¡Un besote y feliz año!!

    1. Lo es. Es uno de los mayores placeres. No tanto el cocinar… que, como yo me doy unos tutes tremendos, al final no lo disfruto tanto (tengo que aprender a organizarme mejor en la cocina y con mis tuppers: propósito de año nuevo), sino comiéndola después…

  6. Buenos consejos!!
    Los voy cumpliendo todos, sólo me falta ser más organizada en la cocina, porque vale que me guste cocinar, no me importe pasarme horas entre fogones, etc etc… pero cuando acabo, nos comemos lo que haya hecho en cero coma, y vuelvo a la cocina y veo como está… de-pre-sión!!!! y luego eso q me propongo cada semana, el lunes, haré tuppers para la comida de lunes a viernes… JA ja y JA!
    También soy de las que tiene la suerte de tener la frutería debajo (literal) de casa, y menos mal, pq cuando no se me olvida el ajo, se me olvida la patata, cuando no me quedo sin arroz o sin aceite… en fin!
    Besitos y feliz año nuevo! espero q este cargadito de cosas buenas.

    1. Yo tengo que organizar la cocina justo este fin de semana. Creo que comenzaré el viernes… Ya me he propuesto hacer ejercicio (sin cumplirlo, por hoy, pero sí mañana y pasado y al otro) y escribir un ratito todos los días…
      Feliz año nuevo, guapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *