Técnicas de cocina.- Vegetales al horno

La mayoría de los vegetales se pueden asar en el horno y solo necesitaremos la verdura en cuestión, aceite, sal y pimienta negra (si la usáis). Un poco de ajo picado tampoco vendrá mal, la verdad. Si quieres utilizar hierbas, puedes hacerlo. Las secas hay que ponerlas encima de los vegetales antes de cocinar y en cantidades muy moderadas. Si usas hierbas frescas, añádelas 5 minutos antes del fin de la cocción. Para asar las verduras usaremos una buena bandeja de horno (o varias). La bandeja se engrasa con aceite vegetal o bien se pone una lámina de papel de hornear por encima, que es más limpio y además evita que las verduras se peguen. Las indicaciones, con adiciones mías, están sacadas del libro Veganomicon. Yo lo tengo comprado (tengo una biblioteca de libros veganos francamente considerable) y me parece magnífico. No está editado en español, así que hay que saber algo de inglés para poder leerlo.

Imagen de internet
Imagen de internet

Ajos

Temperatura del horno: 190ºC / 375ºF

Preparación: Coge una cabeza bien hermosa de ajo y córtala a lo largo con un cuchillo desde arriba hacia abajo, en cuatro trozos, pero sin llegar a la base. Se trata de hacer unos cortes, pero que el ajo permanezca unido. Agrega una cucharada de aceite de oliva desde arriba, para que entre bien por todas las rajitas y envuélvelos bien en papel de aluminio (bien apretado).

Tiempo: De 20 a 30 minutos, hasta que el ajo esté suave. Si lo quieres aún más caramelizado, quita el papel de aluminio y hornea de 8 a 10 minutos más.

Como no vas a encender solo el horno para esto, aprovecha cuando hornees otros vegetales para poner ajo a asar. Se conserva en un tarro tapado durante una semana.

Imagen de internet
Imagen de internet

Berenjenas

Temperatura del horno: 180ºC / 350ºF.

Preparación: Quita el tallo. Córtalas en rodajas de 1 y 1/2 cm. o también puedes cortarlas a lo largo, en rebanadas de menos de 1 cm. de grosor. Otra forma de cortarlas es en cubos de 1 y 1/2 cm para poder usarla en sopas.

Pon las rebanadas en una sola capa, sálalas y déjalas en un colador encima del fregadero. Si las cortas en cubos, procede igual, claro está. Deja reposar de 20 a 30 minutos. Escurre cada trozo y sécalo con papel de cocina. Añade aceite de oliva y espolvorea con pimienta negra, si la usas. Pon la berenjena en la bandeja del horno.

Tiempo: De 15 a 20 minutos. Si ves que se secan, porque las berenjenas absorben mucho aceite, añade más aceite de oliva. Cuando estén listas lo sabrás porque estarán ligeramente tostadas.

Complementos: Estragón, tomillo, semillas de hinojo majadas, romero, orégano, unas gotas de vinagre balsámico o zumo de limón. También puedes espolvorear comino molido y pimentón, con moderación siempre.

Para un plato gourmet: Pon encima de las rebanadas de berenjenas una mezcla de ajo picado ligeramente salteado en una sartén con algo de aceite de oliva, aceitunas negras en rodajas, perejil o eneldo fresco y unas gotas del mejor aceite que tengas.

Berenjenas enteras: ¿Quieres asar una berenjena entera con su piel y todo? Pues claro que se puede hacer. Escoge una mediana. Pincha la piel por todos lados con un tenedor. Envuélvela en papel de aluminio y hornea de 25 a 35 minutos, dependiendo de lo grandecita que sea, con el horno a 200ºC / 400ºF, hasta que esté blanda al pincharla con un tenedor. El interior se vacía con ayuda de una cuchara. No te comas la piel. Ahora, pon la carne en un bol y machácala. Añade aceite de oliva (un poquito), zumo de limón, sal y un toque de comino. Este paté se puede servir como relleno de sándwiches o como relleno de pan de pita. La carne asada de la berenjena también sirve para elaborar el babaganoush o el mutabal.

Calabacín cortado al bies. Foto de internet.
Calabacín cortado al bies. Foto de internet.

Calabacines

Temperatura del horno: 220ºC / 425ºF

Preparación: Quita el tallo. Corta al bies en trozos de algo más de 1 cm. Al bies significa «en diagonal», como muestra la foto. Así queda mejor. Pincela con aceite de oliva, sal y pimienta negra si la usas. Pon las rodajas en una bandeja de horno engrasada ligeramente o con papel de hornear. Si quieres, añade ajo picado 5 minutos antes de terminar la cocción.

Tiempo: De 25 a 30 minutos, dándoles la vuelta una vez a mitad de cocción.

Complementos: Eneldo, romero, tomillo, estragón o perejil frescos. Espolvorea con vinagre balsámico o zumo de limón recién exprimido una vez los hayas cocinado.

Calabazas (foto mía) en el Union Greenmarket de New York

Calabazas

Las calabazas asadas al horno están riquísimas. La puedes asar entera, en su piel, o cortarla en pequeños trocitos.

Para trozos grandes o la calabaza entera:

Temperatura de horno: 200ºC / 400ºF

Preparación: Retira el tallo. Divide la calabaza a lo largo por la mitad (no desde arriba abajo, que sería a lo ancho, sino de un extremo a otro). Quita las semillas y usa una cuchara para retirar todas las hebras. Pon la calabaza, con los lados cortados boca abajo, en una bandeja de horno ligeramente engrasada.

Tiempo: De 45 minutos a 1 hora, dependiendo del tamaño. La piel de la calabaza debería poder pincharse bien con un tenedor cuando esté cocinada. Córtala en trozos para servir. Déjala con piel o pélala antes de servirla, a tu gusto, aunque queda más bonita servida con piel.

Para trozos del tamaño de un bocado:

Temperatura de horno: 200ºC / 400ºF

Preparación: Pela la calabaza. Córtala en dos a lo largo, de un extremo a otro. Quita las semillas y usa una cuchara para retirar todas las hebras. Córtala en trocitos de 2 cm. de grosor. Añade aceite de oliva en spray y sal. Pon los trozos de calabaza en una bandeja de horno engrasada o forrada con papel de cocina.

Tiempo: De 25 a 30 minutos. Dales la vuelta dos veces durante la cocción. La calabaza debería estar tierna y ligeramente caramelizada en los bordes.

Para ambos métodos:

Complementos: Romero, salvia, tomillo o especias dulces como la canela, la pimienta de Jamaica o la nuez moscada.

Para un plato gourmet: Antes de cocinar, añade una fina capa de sirope de arce. Espolvorea con cilantro majado (coriandro) y jengibre fresco picado.

Puedes hacer un puré maravilloso con un poco de sirope de arce, sal al gusto y canela.

Imagen sacada de internet.
Imagen sacada de internet.

Coles de Bruselas

Temperatura del horno: 200ºC / 400ºF

Preparación: Quita el tallo rugoso, córtalas a lo largo en dos y espolvorea con aceite de oliva en spray, sal y pimienta, si la usas. Ponlas con el lado cortado boca abajo en una bandeja de horno engrasada o forrada con papel de hornear. Si quieres, agrega ajo picado 5 minutos antes de que finalice la cocción y remuévelo todo con unas pinzas o una cuchara de madera.

Tiempo: De 15 a 20 minutos, dependiendo del tamaño de las coles. El lado cortado debería estar crujiente y dorado en algunas partes.

Complementos: No le hacen falta.

Imagen de internet
Imagen de internet

Coliflor

Temperatura del horno: 200ºC / 400ºF

Preparación: Corta el tallo de la coliflor y quita las hojas. Corta ahora pedacitos del tamaño de un bocado. Añade aceite de oliva y remueve para que se impregne bien. Hazlo en un cuenco mejor y te saldrá de modo más fácil. Sala y añade pimienta si lo deseas.

Tiempo: De 15 a 20 minutos. A mitad de cocción, dales la vuelta a los trozos de coliflor con unas pinzas.

Complementos: Después de asarlas, puedes espolvorear perejil fresco y agregar, si quieres, zumo de limón recién exprimido.

Para un plato gourmet: Haz una guarnición al más puro estilo de la India. Para ello, agrega 1 cucharadita de comino entero y semillas de cilantro (coriandro) machacados en el mortero.

Vale, son trigueros, pero mirad qué bonita la foto de Gastronomía y Cía.
Vale, son trigueros, pero mirad qué bonita la foto de Gastronomía y Cía.

Espárragos

Temperatura del horno: 200ºC / 400ºF.

Preparación: Corta los tallos fibrosos y, con aceite en spray, cubre los espárragos por todas partes. Añade sal y, si quieres, pimienta negra recién molida. Ponlos en la bandeja del horno (engrasada o forrada con papel de hornear, recuérdalo). Si quieres, agrega ajo picado 5 minutos antes de servir.

Tiempo: De 15 a 20 minutos, dependiendo del tamaño de los espárragos. Las puntas han de quedar crujientes y los tallos ligeramente dorados y crujientes.

Complementos: Estragón, tomillo, semillas de hinojo machacadas, romero, una pizca de vinagre balsámico o zumo de limón recién exprimido.

Para un plato gourmet: Puedes poner los espárragos juntos en una fuentecilla y espolvorear alcaparras por encima. Queda riquísimo.

Imagen de Recapte.
Imagen de Recapte.

Judías verdes

Temperatura del horno: 200ºC / 400ºF

Preparación: Sí, nunca las has hecho, pero están riquísimas. Quita los extremos, ponlas en un bol, añade un chorro de aceite de oliva y remueve para que se impregnen bien. Agrega sal y, si la usas, pon un poquito de pimienta negra. Si quieres, agrega también ajo picado 5 minutos antes de que estén listas.

Tiempo: De 12 a 15 minutos.

Imagen de internet.
Imagen de internet.

Patatas

Temperatura del horno: 220ºC / 425ºF

Preparación: Córtalas en dados de unos 2 cm. Cúbrelos con aceite de oliva y remueve para que todos se impregnen bien. Espolvorea con sal y con pimienta, si la usas y pon los trozos en una bandeja de hornear, preparada, como ya hemos visto.

Tiempo: De 45 a 55 minutos. Hay que removerlas de vez en cuando. Puedes añadir ajo picado 5 minutos antes de terminar la cocción: remueve con cuidado para que el ajo se reparta bien.

Complementos: Van bien con cualquier hierba aromática: con romero están riquísimas. También puedes espolvorear pimentón por encima.

Para un plato gourmet: Puedes hacer patatas al horno como si fueran patatas fritas. Córtalas en bastones, pincela con aceite y sal y añade especias al gusto, con moderación. Ponlas en una sola capa en una bandeja forrada con papel de horno, de manera que haya un poquito de separación entre ellas. Hornea a 220ºC / 425º F durante 15 minutos. Dales la vuelta y hornea de 8 a 10 minutos más. Cómelas recién sacadas del horno, que frías ya no están tan ricas y las patatas, además, congelan fatal.

Pimientos. Imagen del Diario Montañés.
Pimientos. Imagen del Diario Montañés.

Pimientos

Temperatura del horno: 220ºC / 425ºF

Preparación: Corta los pimientos por la mitad y desecha el tallo y las semillas. Cubre con aceite de oliva, mejor en spray o con un pincel. Ponlos en una bandeja de hornear.

Tiempo: De 20 a 25 minutos, hasta que la piel esté bien churruscadita.

Mucha gente quita la piel antes de comerlos, aunque no hace falta si no está muy quemada. Para que sea más fácil, ponlos en una bolsa de plástico nada más sacarlos del horno, con ayuda de unas pinzas. Cierra la bolsa. El vapor hará que la piel sea más fácil de quitar. Espera una media hora y pélalos.

Imagen de Renata.
Imagen de Renata.

Tomates

Escoge tomates que no sean muy jugosos, como los de pera. Son fabulosos tal cual, añadidos en sándwiches o como base para salsas y sopas.

Temperatura del horno: 180ºC / 350ºF.

Preparación: Quita el tallo. Córtalos en rodajas de algo más de 1 cm. de grosor. Ponlos en una bandeja engrasada o forrada con papel de horno y espolvorea con sal. Puedes pincelar con aceite también.

Tiempo: De 50 minutos a 1 hora, hasta que la piel se haya desprendido y esté arrugada.

Complementos: Orégano, tomillo o cualquier hierba que quieras usar.

Imagen de Faenas de la Huerta.
Imagen de Faenas de la Huerta.

Vegetales de raíz y tubérculos

Zanahorias, remolachas, nabos, boniatos (batatas), chirivías… Puedes asarlos también al horno.

Temperatura del horno: 200ºC / 400ºF

Preparación: Pela las verduras y quita los tallos. Córtalas en trozos de unos 2 cm. de la manera que prefieras. También las puedes cortar en rodajitas como si fueran patatas chips, de medio cm. de grosor. Espolvorea con aceite de oliva y sal. Ponlas en una bandeja de horno engrasada o con papel de hornear.

Tiempo: De 35 a 45 minutos. Si las haces como chips, reduce el tiempo en 10 minutos. Dales la vuelta una vez mientras se cocinan. Sabrás que están listas porque estarán blanditas al pincharlas con un tenedor y el exterior estará ligeramente caramelizado.

Complementos: Romero o tomillo. También puedes usar especias dulces como canela, nuez moscada o Pimienta de Jamaica.

Para un plato gourmet: Añade una capa de sirope de arce antes de cocinar y jengibre fresco picado.

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

6 thoughts on “Técnicas de cocina.- Vegetales al horno

  1. Me encanta que hagas este tipo de entradas. ¡Resultan muy útiles y prácticas! Estamos acostumbrados a meter a todas las verduras en el mismo saco y…no! cada una necesita unos mimos especiales! 😉

    1. Eso es verdad. Pasa lo mismo con la parrilla. La gente pone todas las cosas juntas… En la parrilla no pasa nada porque vas viendo cuándo están. Pero en una bandeja de horno, las patatas no se hacen y las cebollas se te queman… 🙂

  2. Saludos quisiera saber si duran mas luego de horneadas meterlas al congelador a diferencia de meterlas al congelador crudas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *