Técnicas de cocina.- Vegetales al vapor

Cestillo de vapor
Cestillo de vapor

Siempre se dice que la cocción al vapor permite conservar los nutrientes y el color de las verduras. Hirviéndolas pierden color, la verdad, y no quedan tan crujientes como al vapor. Y a mí al menos me encantan las verduras crujientes. Para cocer al vapor, se necesita o bien un electrodoméstico que lo haga (que es lo que yo tengo) o bien una olla con tapadera y un cestillo de vapor. Yo, que tenía olla y tapa, no sabía que existían los cestillos de cocer al vapor, así que me compré el electrodoméstico. Sí, una es así de ignorante. Con la de espacio que yo podría haber ahorrado en casa… Sigo usando el Veganomicon para estos consejos, pero sigo, también, poniendo cosas propias…

Electrodoméstico para cocer al vapor
Electrodoméstico para cocer al vapor

Para aromatizar las verduras que vayas a cocer, puedes usar hierbas. Las secas no funcionan muy bien, la verdad. Pero las frescas sí: hay que añadirlas unos 3 minutos antes de que se cocinen. Usa perejil, eneldo, tomillo, orégano, estragón o cualquiera que se te ocurra. Las verduras al vapor también están muy ricas solas, qué queréis que os diga. Yo nunca les echo nada. Las hierbas también se pueden echar al agua de cocción, a la que se puede o no añadir un poco de vino. Esto no se recomienda hacerlo en los aparatos eléctricos, pero sí en las ollas. Los aparatos eléctricos, o al menos el mío, te dicen que solo eches agua. También es conveniente colocar los tallos más gruesos en el fondo de la rejilla y las partes más tiernas en la parte superior. Es muy importante que el agua no toque las verduras. Queremos hacerlas al vapor, no cocerlas.

Tanto en uno como en otro caso, hay que vigilar que no se queden sin agua. Así que, si estamos usando una olla, tendremos preparado un cazo con agua hirviendo, sacaremos las verduras con ayuda del mango del cesto, añadiremos agua y colocaremos el cesto y la tapa de nuevo. En el caso de la vaporera eléctrica, con añadir un vaso de agua cuando veamos que se está quedando sin ella, listo. Las más modernas avisan con un pitido cuando esto ocurre. Las más antiguas no lo hacen: lo sé bien: me cargué una por quemar el motor. Y me compré otra porque, sí, en todo este proceso, desconocía los cestillos. No sé si es conveniente contar estas cosas, porque creo que cada vez que escribo un post confesional, quedo como una inútil. Pero yo prefiero llamarme aprendiza. Que queda más mono. Irreal, pero mono.

Una vez estén hechas las verduras, se pueden aliñar con una salsa.

Cuidado: las verduras se siguen cocinando con el calor residual, incluso después de haber apagado el fuego. Así que, si no las vas a servir inmediatamente, o tienes plan de servirlas frías o a temperatura ambiente (en ensaladas quedan maravillosas), hay que ponerlas rápidamente en un bol con agua fría para detener el proceso de cocción. Luego se escurren con la ayuda de un colador. Si no haces esto y las sirves pasado un tiempo, estarán blandurrias y asquerosillas. Doy fe.

¿Cómo preparamos la olla para cocer al vapor?

Usa una olla grande. Echa agua fría, unos 7 cm. Adapta la cesta de vapor a la olla, tápala y lleva a ebullición. Una vez que el agua hierva, coloca las verduras en el cestillo y vuelve a tapar. Si no tienes una cesta de vapor, pues tendrás que cocer las verduras tapadas y ya está. Que tampoco pasa nada. El agua sobrante, que tiene vitaminas, la puedes usar para hacer sopa. O para regar las plantas. O para cocer arroz o legumbres. Siempre leo que el agua de cocción de las verduras tiene nutrientes, pero no sé si los nutrientes se «evaporan» rápidamente, como dicen también que ocurre con el zumo de naranja (¿a quién no le han dicho eso de: ¡Niño, bébete el zumo, que se le van las vitaminas!»). Pero bueno, nunca está de más aprovechar las cosas y el agua es un bien preciado. Puede que no a este lado del planeta, pero preciado, es.

Yo salo las verduras una vez hechas. ¿Por qué? No sé decir, no lo he probado de otra manera… Como tenía la impresión de que el agua se llevaría la sal, siempre lo he hecho así.

Foto de internet
Foto de internet

Alcachofas

No soy una gran fan de las alcachofas, salvo cuando están bien fritas y crujientes (sí, hasta con las verduras a mí me gusta lo que engorda).

Preparación: Corta el tallo, desecha las hojas exteriores, quédate con el corazón de la alcachofa y ponlos bocaabajo en la vaporera o el cestillo.

Para saber mejor cómo hacerlo, se puede ver este vídeo:

Tiempo: Dependiendo del tamaño, el tiempo de cocción puede variar de 12 a 20 minutos.

Foto de internet
Foto de internet

Brócoli y coliflor

Preparación: Retira el tallo y córtalos en trozos del tamaño de un bocado.

Tiempo: De 10 a 12 minutos. Remueve con las pinzas un par de veces, para que todos los lados se hagan por igual.

Foto de internet
Foto de internet

Calabacines

También se pueden hacer al vapor, aunque reconozco que están mucho mejor a la plancha.

Preparación: Lava el calabacín, elimina el tallo y córtalo en rodajas (redondas o en ángulo, como prefieras).

Tiempo: Variará, dependiendo del tamaño, de 10 a 15 minutos. Debe quedar crujiente.

Foto de internet
Foto de internet

Espárragos

Preparación: Retira los tallos ásperos.

Tiempo: De 8 a 14 minutos, dependiendo del grosor. Debe quedar de color brillante y aún crujiente. Sala después de la cocción.

Imagen de Mujer Hoy.
Imagen de Mujer Hoy.

Guisantes

Preparación: Desgránalos y ponlos en la vaporera o el cestillo.

Tiempo: De 12 a 15 minutos. Puede que estén hechos en menos tiempo, yo a veces los he puesto 10 minutos, pero es que a mí me gustan durillos…

Imagen de La Huertina de Toni.
Imagen de La Huertina de Toni.

Habas

Preparación: Se desgranan las habas y se ponen en la vaporera.

Tiempo: De 12 a 15 minutos.

Imagen de internet.
Imagen de internet.

Judías verdes

Preparación: Corta las puntas de las judías.

Tiempo: De 8 a 10 minutos, removiendo un par de veces. Han de quedar bien verdes y crujientes.

Para servir: Espolvorea con sal gruesa o también quedan estupendísimas con salsa de soja: unos toquecitos solo, no se trata de bañarlas.

Imagen de internet.
Imagen de internet.

Maíz

Preparación: Usaremos maíz desgranado y crudo, no cocido, claro está.

Tiempo: Estará hecho en 2o o 25 minutos.

Plantación de patatas en Mechuque. Foto mía.

Patatas

Preparación: Una patata entera al vapor puede tardar siglos en hacerse, así que las pelaremos y las cortaremos en trocitos.

Tiempo: Dependiendo del tamaño de nuestros trocitos, tardará en estar lista (es decir, blanda) de 15 a 30 minutos.

Imagen de internet.
Imagen de internet.

Verduras de hoja de color verde oscuro

Entre ellas están, claro, las coles o las berzas (y un tipo de col que se usa mucho en América y que se llama kale, que creo que aquí es col rizada). También las espinacas o las acelgas.

Preparación: Lavar y cortar las verduras en trozos pequeños.

Tiempo: de 10 a 14 minutos. Sácalas en cuanto comiencen a rendirse.  Se pueden servir con sal de sésamo, o gomasio, que no es más que una mezcla de semillas de sésamo tostadas y molidas y sal marina. También están bien con un toque de zumo de limón o una pizca de vinagre de malta (que es un vinagre hecho con cerveza y que no sé si venden aquí, por cierto. Lo apunto porque me gustan los ingredientes de cocina desconocidos -por mí-).

Imagen de internet.
Imagen de internet.

Zanahorias

Las zanahorias están muy ricas al vapor.

Preparación: Corta el tallo verde y pélalas. Las puedes cortar en trozos pequeños, en rodajas, o usar zanahorias pequeñas. Si las dejas enteras, tendrás que ir comprobando el tiempo de cocción.

Tiempo: El tiempo de cocción de las zanahorias varía dependiendo del tamaño de los trozos, pero puedes necesitar hasta 20 minutos para ello. Ponlas primero unos minutos y ve comprobando el grado de cocción por el expeditivo método de pinchar con un cuchillo para ver si están blandas.

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

4 thoughts on “Técnicas de cocina.- Vegetales al vapor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *