Mi vegablog

Yo, sinceramente, no sé cómo hablar de esta mujer. Sí sé qué decir, pero no por dónde empezar. Ya que este es un blog de cocina, comenzaré diciendo que es una especie de biblioteca culinaria: si no sé cómo hacer algo, le mando un mensaje y listo: ella se come todo el picante que no puedo comer yo. Su blog se llama Mivegablog. Es completamente vegano: quién se lo iba a decir a ella cuando comenzó a informarse para dejar de comer tanta carne que se iba a volver vegana en siete días y que se iba a transformar en una experta cocinera de verduras, legumbres, platos con soja y albóndigas de todo tipo. Le pirran las berenjenas: de hecho, ella fue quien me enseñó cuál es la mejor manera de hacerlas a la plancha, porque yo me desesperaba (sí, hay que taparlas: si no, puedes comenzar a las cinco de la tarde y a las diez de la noche habrá partes blancas y partes quemadas).

Calabaza Iles

Esta mujer, a la que no conozco, pero conoceré un día, espero, está pendiente de mis cosas como yo de las suyas. Veo a su hija crecer, sonreír, observo cómo va cambiando la fisonomía de su cara, cómo se mancha de hummus o de chocolate y la he escuchado decir hola o llamar a Maru con voz de trapo.

Croquetas. Muero por ellas.

Internet tiene estas ventajas. Un día quieres cambiar tu alimentación y ser más consciente de lo que comes y compras un sinfín de libros de cocina vegana, cuando ni sabías qué era el veganismo, y te metes en un foro y conoces a una mujer muy clara, sensible, absolutamente respetuosa, divertida y generosa con la cual acabas hablando día sí y día también.

Tarta de trufa

Y no solo eso: te da ideas de menús a porrillos. Menús de Navidad, menús de cumpleaños… Si uno ve su blog y ve, además, otras fotos de celebraciones de cumpleaños, piensa que su cocina debe de ser una especie de habitación voluptuosa y aromática de la que no querría salir… así pusiera treinta kilos.

He hecho varias de sus recetas. Tengo pendientes muchas más. Cada vez que veo una de sus tartas, lo juro, lloro.

Algún día adelgazaré y lo celebraré haciendo esto.

Qué demonios: para qué voy a esperar…

Para suscribirte...
Muchísimas gracias

9 thoughts on “Mi vegablog

  1. ¡Pero por favor! ¿cómo se puede empezar el día así? ¡llorando y sonriendo! ¿seré bipolar? ¿o será que te tengo que comer?…no sé muy bien qué decir ¿quizá GRACIAS?…me ha encantado cómo has descrito el proceso que me llevó al veganismo: entré en forovegetariano en modo ilusa, traumatizada por una de las investigaciones en mataderos españoles de Igualdad Animal que se coló en mi casa una noche de mayo a través de los informativos, con el único propósito de «dejar de comer tanta carne» y mira tú, después de dos años y medio y de un embarazo completamente vegano, te puedo decir que estoy mejor que nunca y que aunque a veces me abruma la realidad, siento que hago lo que tengo que hacer.
    Te mando un beso gigante.

    1. ¡Qué bonito! Eso es que te ha puesto feliz. Yo también estoy sonriendo ahora mientras te leo. A mí en casa no me cuesta nada. Me pimplo la B12, el DHA, como verduras a tutiplén y cocino. Fuera de casa ya es otra cosa. Cuando miro las cartas de los restaurantes, no hay absolutamente nada comestible. Ni siquiera tienen un plato de legumbres… (supongo que, si lo tuvieran, sería cocido, además).

      El viernes tenemos la comida de empresa: hay carne o pescado. Y ya está. He pedido (y lo han apuntado) una parrillada de verduras. La última vez que pedí una parrillada de verduras me plantaron salmón encima. Claro que la pedí sin pimientos también y me plantaron TRES clases de pimiento.

      A mí me falta mucho proceso, de todos modos. Pero mucho. Aunque, de todos modos, siempre acabo pensando que es mejor el 90 por ciento vegano que el 0 por ciento vegano.

      Ayer me preguntó una amiga de dónde sacaba las recetas veganas, porque quiere empezar. Le pasé el blog de Claudia, mi lista de enlaces y le recomendé a Isa Chandra Moskowitz. Yo me conformaría con que la gente supiera preparar platos contundentes de legumbres y verduras, platos interesantes, cuando te invitan a comer a su casa… No les sacas de la parrillada de verduras. Y ni siquiera tienen parrilla, así que son verduras a la plancha.

  2. aaay, sí, aquí otra que la quiere. Mi primer saludo en el blog Olga, ya me vale! Sabes cuanto me alegro de que estés pudiendo veganizar tu vida y que encima lo compartas con el resto. Gracias!!

    1. ¡Ohh, me encanta que me leas!
      Tengo pendiente hacer el paté que me diste para mis bocadillos (este fin de semana me centro, me centro: solo tengo hamburguesas de champiñones, hamburguesas de garbanzos y soja texturizada con verduras en el congelador. Un horror). Un beso grande grande, guapa.

  3. Esa tarta la tengo pendiente hace mucho, pero me resisto a empezar a hacer dulces, ya le he costado a media tachuela 10 kilos extra, así que se lo debo XD. Pero algún día caerá, es tan bonita…

    Por cierto, que entrada mas bonita, al igual que los comentarios 😀

    Mar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estoy harta de spam... :) *