Tofu Yakitori

Salsa Yakitori

El yakitori o 焼き鳥 es «pájaro asado a la parrilla». Yo dejo que los pájaros vuelen en libertad y aso tofu en el horno, porque, en mi casa, cuando se enciende el horno, se aprovecha que ya está encendido para meter de todo. A mí me encantaría introducir también un pan, pero ya me dará tiempo estas vacaciones, espero. Luego me pondré a hacer otras cosas y no haré pan. O sí, que en Semilla y Grano venden harinas buenas y yo muero por un buen pan de centeno para desayunar.

Hace mucho tiempo compré salsas industriales para un por si acaso. Luego resulta que no las uso y se me acaban caducando, porque las salsas prefiero hacerlas yo, que sé lo que llevan y no les pongo azúcar, sino dátiles batidos. Pero, ya que tenía tofu en la nevera y salsa Yakitori de Tiger Khan (estoy buscando los ingredientes, pero no los encuentro: de todos modos, la compré porque era vegana), pues los uní y los metí en el horno. Los yakitori se hacen con salsa teriyaki, que tenéis en ese enlace.

Ingredientes para 4 raciones:

  • 400 gramos de tofu firme, prensado. 
  • 150 ml de salsa yakitori.

Preparación:

Cortamos el tofu en triángulos. Colocamos una bandeja de horno con la mitad de la salsa yakitori. Ponemos los triángulos de tofu y lo cubrimos con el resto de la salsa. Dejamos macerar unos 20 minutos, dándoles la vuelta una vez. Mientras tanto, precalentamos el horno a 220º C.

Metemos la bandeja en el horno 20 minutos. Transcurrido ese tiempo, sacamos la bandeja (usad guantes: nunca está de más decirlo, que se nos olvida que el horno quema), le damos la vuelta al tofu con cuidado y lo metemos 20 minutos más. 

¿Con qué servimos este tofu? A ver, yo soy muy simple. Adoro las fotos de Instagram con un montón de comida, pero yo tengo una pauta dietética e intento primar las proteínas (esto significa que, si me puedo saltar los hidratos, me los salto -sí, las legumbres tienen muchos hidratos, ya lo sé: me refiero a no comer las cosas por sistema con pan, arroz o pasta-), pero lo podéis servir con arroz integral largo o con arroz basmati o con arroz de sushi. Y no olvidéis las verduras. Yo lo que hago es cenármelo con un gazpacho o una ensalada y listo.

 

Berenjenas al curry

Berenjenas al curry

La semana que viene cojo vacaciones. No me voy a ninguna parte y pretendo ordenar la casa entera: los armarios, la cocina, colocar las fotos en los marcos que tengo ya colgados, y vacíos, tras estar cogiendo polvo durante cinco largos años. La madre de una amiga mía le dice: «Como está tu cuarto, así está tu cabeza» y tiene toda la razón. Pero, como esta semana que entra aún trabajo (cuatro días solamente), y no tenía ya comida disponible, uno de estos días libres (tres: el día de Extremadura caía en domingo y el festivo se pasa al lunes) he aprovechado para cocinar. El anterior me pasé toda la mañana con Ororo en el veterinario, para que le revisaran una herida que solo Dios sabe cómo se ha hecho pero que no termina de curarse bien y el siguiente haré mazorcas de maíz (por primera vez en mi vida, pero Isa Chandra Moskowitz nunca falla) y hamburguesas de garbanzos con tomates secos y verduras…

Esto son berenjenas al curry del libro de Thug Kitchen 101. Sí, tiene solo ese título. Lo de 101 lo veo en muchos sitios, así que acabo de buscar qué es: resulta que así se llama al primer año de Universidad en cualquier carrera. Es decir, es un libro o son recetas para novatos totales y, además, rápidas. Ellos recomiendan que les eches zumo de lima y cilantro al final. Es la segunda vez que las hago, porque en el grupo de consumo en el que estoy, el de las Huertas del Abrilongo, nos traen ahora berenjenas chinas (o cuerno de gacela). También dice que las comáis calientes.

Yo me las como frías y es de las cosas más exquisitas que he probado jamás.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 4 cucharaditas de curry en polvo
  • 1/4 cucharadita de sal (o al gusto)
  • 8 berenjenas muy pequeñas. Yo las uso de cuerno de gacela o chinas (son lo mismo). Hay que cortarlas por la mitad a lo largo.

Preparación:

Enciende el horno a 220º C. Pon el aceite, el curry y la sal en una bandeja en la que quepan las berenjenas. Remueve con una espátula o una cuchara o lo que quieras. Se hará una especie de pasta. Luego, pon las berenjenas encima y embadúrnalas por las dos caras. Colócalas con la parte cortada hacia abajo y la piel hacia arriba y mételas en el horno caliente hasta que se hagan: sabrás cuándo están, porque al pincharlas con un cuchillo, estarán blandas. Si no, déjalas unos minutos más: que no se te olvide poner un temporizador, que las cosas en el horno se olvidan. En ponerse blanditas tardan unos 30 minutos, pero, como depende del tamaño de tus berenjenas, tendrás que ir mirando.

Yo las sirvo frías. Se pueden servir calientes decoradas con cilantro por enci,a y 2 cucharadas de zumo de lima, pero yo las uso solo tal cual. 

De andar por casa

Pablo y yo vistos por Antonio Carmelo P. Mendo

La semana pasada, Pablo (que es una de las personas a las que más quiero en este mundo), me dijo: «Escribe un libro de cocina vegetariana con alimentos de proximidad en Extremadura». Así que he decidido hacerle una recopilación de todas las recetas que podría estar comiendo y no come porque piensa que tienen ingredientes difíciles de encontrar.

Recetas con alimentos de proximidad

Con esto ya tienes para empezar a cocinar. Sin miedos: yo no sabía y mírame, con un blog de cocina y 800 especias…

Te quiero infinito. Come menos carne.