Ensalada de no-atún

Ensalada de no-atún
Ensalada de no-atún

Hace algún tiempo hablé del jackfruit y dije que venía de quintaleches y que dudaba que lo volviera a comprar, pero tengo latas para aburrir (para aburrir son cuatro o cinco) y algo habrá que hacer con ellas. En el libro But I could never go vegan viene una receta de ensalada de no-atún que tenía una pinta fantástica y que, como podéis deducir, a atún no sabe. ¿Con qué podéis sustituir el jackfruit si no lo queréis comprar? Con algo que se deshilache… porque el jackfruit se deshilacha y queda como la carne mechada o como el atún. El problema es que no se me ocurre ningún ingrediente que lo haga. Para platos que imiten a los platos carnívoros sí. Para los de pescado, no sé, sinceramente.

El sabor a mar se lo da el alga kelp, que yo compré en Vegan Place. Tiene yodo. Lo sé porque me hice un raspón superficial en un dedo y me rocé con el alga y qué escozor. El sabor a huevito de la mayonesa se lo da la sal kala namak., que es uno de los mejores inventos de la humanidad. Esta ensalada, en un sándwich, tiene que estar de muerte, pero yo me he restringido el pan. No porque no lo pueda comer por la dieta, sino porque, si como pan, como hidratos de menor calidad y, además, le doy que da gusto. Pero, los que podéis comer hasta hartaros porque hacéis muchísimo deporte, no engordáis y etc. le podéis meter el pan que os dé la gana. Yo lo compro integral de esta panadería, artesana y que adoro: la Ecotahona del Ambroz. Estoy intentando ser más consciente de mis actos de consumo, aunque tenga mis incoherencias y en mi despensa haya leche de coco. Ahora miro mucho más la procedencia de los productos. El otro día necesitaba almendras, vi que solo las tenían de Estados Unidos y no las compré. Ya las compraré en Semilla y Grano, que son españolas.

La lata en la que está presentada es de Terracota Mérida.

Ingredientes para algo más de 600 gramos de ensalada:

  • 1 lata grande de jackfruit en salmuera. No el que viene en sirope, que ese es dulce.
  • 265 gramos (1 y 1/2 tazas) de alubias blancas cocidas
  • 1 cucharadita de kelp, en gránulos o molida en el molinillo de café.
  • 1/2 cucharadita de estragón seco
  • 55 gramos (1/2 taza) de mayonesa
  • 2 cucharadas de alcaparras o de pepinillos en vinagre picados
  • 1 y 1/2 cucharadas de mostaza de Dijon
  • el zumo de 1 limón de tamaño medio
  • 1/2 cucharadita de sal kala namak si la mayonesa está hecha sin ella
Ensalada de no-atún
Ensalada de no-atún

Preparación:

Los ingredientes, para empezar, son orientativos, sobre todo el zumo de limón, el estragón, las alcaparras y hasta el alga o la sal. Como si le quieres poner pepinillos y alcaparras o un kilo de mayonesa.

Pon el jackfruit en un colador y enjuágalo. Desmenúzalo. Verás que te queda un tronquito duro. Yo lo piqué en una picadora manual que tengo y listo. Reserva.

Mientras tanto, pon las alubias en un bol y machácalas con un tenedor o un machacador de patatas hasta que estén deshechas. Agrega la mayonesa, el alga kelp, el estragón, la mostaza, los pepinillos o las alcaparras, la mostaza y el zumo de limón. Si la mayonesa no tiene sal kala namak, como la mía, le puedes poner media cucharadita. Esto se trata de probar e ir ajustando los sabores a tu gusto. Remueve bien, agrega todo el jackfruit deshilachado y vuelve a remover. Ya está lista. Se hace rápido, teniendo en cuenta lo lenta que soy yo en la cocina… sobre todo si tienes las alubias cocidas, claro está.

Lo puedes poner de tapita con crackers o con barquitas de endivia o lechuga, echarlo en una ensalada de hojas verdes, cocerle patata y hacerte una ensaladilla rusa… Lo que quieras.

Terracota Mérida

Muchos de los platos que salen últimamente en el blog los venden en Terracota Mérida. Algunos los hacen ellos y otros son de un artesano portugués. Podéis ver sus trabajos en Facebook. También vende platos, cazuelas y fuentes artesanales de barro, de las que se hacen en Salvatierra de los Barros, de donde es la familia de los Pérez Vinagre. Por ejemplo, de lo que no hacen ellos podéis encontrar cosas tan bonitas como estas:

Plato que venden en Terracota Mérida con bacon de tempeh
Fijaos en el plato y no en el tempeh

 

Plato con salsa de champiñones y soja texturizada
Plato con salsa de champiñones y soja texturizada

Todo el mundo se fija en estos platos, porque son los más tradicionales para servir la comida: estos, o los de barro, que también los tengo:

Fuente de barro de Salvatierra de los Barros
Fuente de barro de Salvatierra de los Barros

Pero aquí también se puede servir gazpacho:

Cuencos para comida
Cuencos para comida. Yo pensaba que eran de adorno.

De hecho, es mejor servir el gazpacho aquí. Esto es cerámica, funciona como los botijos: lo mantiene fresquito todo. Y caliente, si ponemos sopa. Se inspiran en los cuencos romanos que pueden ver en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, que acaba de estrenar nueva directora, Trinidad Nogales. Su campo de investigación ha sido, sobre todo, la historia de las mujeres. Hasta diciembre pueden ver, precisamente, la exposición Mulieres: Mujeres en Augusta Emérita. Es interesantísima: su imagen de portada es Lampas, una prostituta extranjera que tenía 13 años. Ahí os he puesto el enlace de la agenda Sinosecancela. Si no sois de Extremadura y venís de vacaciones, os puede ser muy útil.

Más vasijas para servir
Más vasijas para servir

Los hermanos Vinagre (porque la empresa la montaron dos hermanos, pero hay más gente trabajando: es una empresa artesanal familiar) usan, entre muchas otras, una técnica romana, la de la terra sigillata, que sella las piezas y las vuelve no porosas. También carbonizan el barro: por eso veis las de color gris: si las rompéis (aunque no sé por qué querríais hacer eso), son grises por todas partes: no están pintadas por fuera, que es lo que yo creía. Claro que yo también creía que en estas piezas no se podía servir comida.

Lo romano está muy presente en Terracota Mérida, por razones obvias. Por ejemplo, tienen una colección de piezas que se llama Apicius y cuyas formas son todas de la época en la que Mérida era Emérita Augusta, hace dos mil años. La forma sí: el fondo es moderno y rompedor.

Colección Apicivs
Colección Apicivs

Colección Apicivs
Colección Apicivs. Es una copa pero más bien un cáliz romano

También trabajan para restaurantes de toda España y se han podido ver sus piezas en programas de televisión como Masterchef:

Terracota Mérida en Masterchef
Terracota Mérida en Masterchef. Esta foto no es mía, es de los Terracota

 

Estas latas fueron un encargo de un cocinero peruano. Yo me traje una.
Estas latas fueron un encargo de un cocinero peruano. Yo me traje una.

Pero las vasijas no son su único campo de acción. Decoran espacios. Estas damas aparecieron en un restaurante de Mérida y nos encantaron: son preciosas y son críticas. La serie se llama Ars Fatum y fue finalista el año pasado en los Premios Nacionales de Artesanía.

Deshumanización. Ars Fatum de Terracota Mérida
Deshumanización. La serie se llama Ars Fatum

Han expuesto en Praga, en Florencia… En mi casa tengo un premio que me dio la Asociación de Gestores Culturales de Extremadura hecho por ellos. La tienda es tienda y sala de exposiciones y taller: hace bien poco han estado enseñando a niños cómo hacer móviles colgantes: yo ahí no estuve, pero ellos han puesto fotos:

Taller de cerámica para niños
Taller de cerámica para niños

No venden por internet porque vender por internet implicaría aumentar muchísimo la producción y no quieren hacer cosas en serie. Yo les admiro por eso: es un taller pequeño, del que viven seis familias, sus productos tienen un gran trabajo de diseño detrás (mirad el pie para tartas) y van variando las colecciones. Cuando se acaban, se acabaron: si preguntan mucho por ellas, se pueden volver a hacer.

Pie de tartas de Terracota Mérida
Pie de tartas de Terracota Mérida

 

Vajilla Mérida
Vajilla Mérida. Adoro las formas de esta vajilla.

También hacen collares, lámparas, figuras para que os las llevéis de recuerdo (pero no made in China) y un sinfín de cosas más, hasta unos altavoces para los móviles. Si queréis ver más fotos, están en mi Flickr.

Altavoz para el móvil
Amplificador para el móvil

Y, si venís a Mérida, id al Museo y bajad por la calle peatonal donde están todos los restaurantes y allí encontraréis Terracota Mérida. Por cierto, en esa misma calle está el Fusiona Gastrobar, que es el único con opciones veganas curradas de la ciudad. Tengo que ir a hacer fotos y reseña próximamente. Porque los adoro, como a los Pérez Vinagre.

Apoyad a los artesanos de vuestra tierra.

Aliño de mostaza y sirope de arce

Aliño de mostaza y sirope de arce
Aliño de mostaza y sirope de arce

Durante el pasado fin de semana, me dediqué a descansar. Pensaba cocinar como una loca, pero, en lugar de eso, ese sábado dormí la siesta de antes de comer (la del burro, la llamamos en Extremadura, o la del cordero, o la del obispo) y la de después de comer también, porque para qué conformarse con una cuando se pueden tener las dos. Luego me di cuenta de que, realmente, no he tenido vacaciones y yo ya tengo una edad.

Sigue haciendo calor. No tanto como hace días, en que Mérida fue la ciudad más calurosa de España, con sus 44 graditos de nada, pero a mí encender la vitrocerámica en esta época me mata del todo. El horno ni digamos. Pero la batidora está bien. La batidora se puede poner en marcha y no pasa nada. Y luego, metes el aliño en la nevera y te haces una ensalada con bacon de tempeh que no se la salta un caballo. Y eres feliz porque un sábado de descanso, por fin, es lo máximo que le puedes pedir a la vida.

Ensalada con aliño de mostaza y sirope de arce
Ensalada con aliño de mostaza y sirope de arce

La receta es de Terry Hope Romero, de su libro Salad Samurai. Si vais a comprar en Amazon, podéis usar, por favor, el link que os pongo aquí y así ayudáis a los gatos de una amiga mía que salva a gatos de la calle. Si queréis adoptar un animal y sois responsables, tenéis la casa protegida y dinero para llevarlo al veterinario y darle pienso bueno, podéis mirar su blog.

Ingredientes para un botecito:

  • 85 gramos (1/2 taza) de anacardos crudos
  • 120 ml (1/2 taza) de agua caliente
  • 65 gramos (1/4 taza) de mostaza a la antigua (à la ancienne, pondrá quizá en el tarro)
  • 2 cucharadas de sirope de arce (sí, es un azúcar añadido, pero le da un puntito)
  • 1 cucharada de chalota picada. Yo esto no lo mido. Pongo media chalota y listo.
  • 1/2 cucharadita de sal
Aliño de mostaza y sirope de arce a la izquierda y ensalada a la derecha
Aliño de mostaza y sirope de arce a la izquierda y ensalada a la derecha

Preparación:

Pon, en el vaso de la batidora, los anacardos con el agua en la que los has remojado y bate bien. Luego, agrega el resto de los ingredientes y bate hasta que tengas una crema. Parece líquida, pero se espesará mucho cuando la pongas en el frigorífico. La puedes rebajar con agua, cucharada a cucharada: yo pongo el aliño en un vaso, voy echando agua, remuevo con una cuchara y, cuando está a mi gusto, paro de echar agua.

Si tenéis una batidora potente, como una Thermomix, Vitamix o MyCook o alguna de estas, no hace falta que remojéis los anacardos. Se ponen en el vaso (yo pongo el cestillo para que no salten por ahí y se queden pegados en la tapadera, que son muy caros), se hacen polvo unos segundos a velocidad 7-10, se añaden el agua y el resto de los ingredientes y se bate un minuto a velocidad 7-10. Si queda poco cremosa para vuestro gusto, ponedla más tiempo. No puedo dar los tiempos exactos porque la MyCook la tenía en el lavavajillas después de cocinar y usé la batidora de vaso para hacer el aliño.

Está muy rico y se hace en dos minutos.